El Peatón del Aire

Categorías:

Archivos:

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Documentos:

  • Pesadillas que nunca tuve

  • Blogalia

    Cuando los feos hablan, los malos traman (Troya)

    Difícil es que yo vaya al cine esperando una gran película cuando a) es una gran producción, b) hay actores de gran caché y c) la sala está llena. No es que yo sea un pedante de pipa que vaya a ciclos de cine mudo armenio sin subtitular, ni mucho menos, que uno se conforma con poquito: un guión, un ritmo y unos actores. Con el aliciente de Troya y el inconveniente de Brad Pitt, me acerqué el otro día dándole la enésima oportunidad al chaval, pues por eso de ser guapo y rubio no le voy a tomar manía – que no se la tengo a otros actores del agrado de las mujeres.

    Troya no es una historia fácil de contar, así que el buen director se ayuda con lo de siempre: guapos buenos y feos malos, y el señor Pitt por su cuenta, algo que descoloca en principio a la sala. Por su enrevesada trama de nombres y lugares hay que permanecer atentos incluso cuando los feos – o sea, los malos – hablan. Pero he aquí que a la señora a mi siniestra y sus acompañantes no se lo habían explicado bien. Y un murmullo constante acompañaba todas las conversaciones de Menelao, su primo y su cohorte difícil de ver – excepto Ulises, que era un tío bueno entre los malos.

    De la primera parte de la película apenas me enteré, pero sí que aprendí que, después de tantos años trabajando en una pizzería, a la dichosa señora no le apetecía probar ni una pizca de masa, ni de pasta; bueno, de la que está hecha el señor Pitt - vaya gimnasio que tenían los griegos - sí, porque cada vez que aparecía desnudo la señora emitía un extraño sonido entre balbuceo y gemido. Murmullo acompañado del resto de féminas y algún que otro disidente. Era el único momento en que la señora en cuestión bajaba el volumen, mas poco diálogo iba a escuchar entonces.

    Cuando hube chistado media docena de veces - todas en diálogo de malos malísimos, pues le dejé hablar en todas las batallas, que así los relinchos de caballos parecían más reales - fue cuando la señora me miró y me dijo “¡vale, tranquilo, tranquilo!”. Y es que hasta la educación tiene un límite, faltaría más. Fue entonces cuando, en una escena de Helena apareció por detrás una muy femenina voz que le azuzó un “¡Te podías haber quedado quietecita, guapa!”, en un muy machista gesto. Ahí me di cuenta de que a nadie le importaba un carajo la trama.

    ¿La película? El ritmo es bastante ligero, sin esas interminables escenas finales tan a gusto de Hollywood. La fotografía adolece de alguna escena demasiado movida, y desmadrada en la cantidad de personas. De la fidelidad histórica no hablo por ignorante, aunque no hay que ser muy sabio para saber que el director se la pega con la espectacularidad. Los actores, correctos, como de cualquier otro Peplum. Y del señor Pitt qué puedo decir, si tiene tres muecas: “seven”, “nosecuantos días en el Tibet”, y una estándar. Para qué esforzarte en la interpretación si la gente solo quiere chicha.

    2004-05-21 01:00 | Categoría: | 2 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://peaton.blogalia.com//trackbacks/18800

    Comentarios

    1
    De: Dem Fecha: 2004-05-22 13:21

    Qué asco de película. Estuve a punto de levantarme y gritar "que alguien tire una tarta!!" (Peter Griffin dixit).

    Si no me fui a los 40 minutos de empezada fue porque quería ver el caballo de madera (y porque había pagado 4,60€). Me tenía que haber ido...

    Sabía que iba a ser mala... pero ¿tanto?.



    2
    De: El Señor Lechero Fecha: 2004-05-31 02:42

    ¿Es peor que "Siete Años en el Tedio"? Es que ésta fui a verla al cine y todo...



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 23.22.136.56 (ee076e8388)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    © 2002 - 2003 Don_Cicuta
    Powered by Blogalia