El Peatón del Aire

Categorías:

Archivos:

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Documentos:

  • Pesadillas que nunca tuve

  • Blogalia

    Hablando de mujeres...

    Me disponía a hablar sobre este curioso día de la mujer trabajadora, pero veo que ya han hablado muy bien ElPez, fernand0, el forastero, Zifra y chanita, curiosamente la única fémina de todos y cuya demanda es muy lógica: declararlo festivo para todas ellas.

    Ya el hecho de tener que dedicar un día a la mujer trabajadora es síntoma de que las cosas no van bien (recuérdese los quejumbrosos días de la paz, sida, niños, naturaleza...), que no reivindica para nada el derecho a vaguear. Y es que trabajar ya significa estar explotado. O sea, que una mujer cristiana y trabajadora tiene todas las papeletas para llevarse el peor resultado en las encuestas.

    Que los sueldos son una birria sólo se pueden reclamar el primero de cada mayo, ahora sólo se puede reclamar que hay mujeres cuya birria es más birria que la birria que cobran sus compañeros. Y si ningún convenio colectivo crea tabla salariales para mujeres y hombres, ni para inmigrantes y autóctonos, me parece que aquí el cuento no está en darle dos bofetadas y concienciar a los maromos, está en darle una patada en los mismísimos a los explotadores y explotadoras de nuestros jefes.

    Si consiguiéramos quitar de todos los estudios sobre la discriminación de la mujer aquellos casos tipo “nada personal”, es decir, aquellos que se benefician de las mujeres simplemente porque les interesa a las empresas, podíamos mirar mejor cuántos de los casos de señoras y señoritas que no progresan lo son por prejuicios de género. Es decir, cuántas de estas madres nunca han podido progresar en su empleo porque su familia es una supuesta tara para los supuestos beneficios de la empresa, y cuántas se han quedado calentando la misma silla porque los cabrones de los jefes no quieren compartir el baño de ejecutivos con ellas.

    Si el lector o lectora a estas alturas piensa que estoy intentando quitar paja a la gravedad del asunto se equivoca. Sigo: ¿En cuántos de los casos en que hay una proporción exagerada de hombres se está produciendo corporativismo entre ellos? No podemos esperar que haya muchas mujeres ingeniero dirigiendo proyectos simplemente porque hay muy pocas mujeres que vayan a las escuelas técnicas a aprender. El tirón de orejas para las féminas viene aquí: no se puede esperar que la sociedad nos haga cambiar a golpe de leyes. La esperanza de que la justicia pueda solucionar cualquier discriminación – con los límites de la justicia, sin distinción de género – contrasta con la inactividad de las mujeres en muchos sectores de la vida pública: no basta con ser periodista, traductora o maestra. Hay que ser matemática, informática, teleco, transportista, electricista, pintora, albañil y carpintera. Luego, en compensación, habrá que poner cajeros, azafatos y teleoperadores.

    No es machismo todo lo que reluce, pero éste se deja ver claramente. Y no es moco de pavo. Yo, que he tenido la suerte de trabajar en ambientes no sexistas como son los colegios (donde la igualdad es una costumbre más que un derecho), veo cómo los estereotipos hombre y mujer se siguen moldeando curso tras curso. Las chicas ahora llevan fotos de maromos con torsos desnudos (cuando antes iban en rigurosa camiseta de cuadros), tienen novios que las sacan a pasear, y se llevan a matar con otro grupo de compañeras. Escriben en esos cuadernos con el conejito de Playboy, y siguen echándole cuento en la mayoría de los casos en que te piden ir al servicio por “cosas de mujeres”. Por supuesto, a ninguna se le pasa por la cabeza ser matemática, informática, teleco, transportista, electricista, pintora, albañil o carpintera.

    Probablemente sea ahí donde haya que atacar, destruir la liendre antes de que salga el piojo del sexismo, pero esta no va a ser otra perlita que nos va a tocar a los maestros (colectivo condenado a apechugar con todo). Esta hay que repartirla entre padres y madres, hombres y mujeres, como las tareas de casa. Por cierto, os dejo que ya me estoy distrayendo de las mías.

    2006-03-08 13:41 | Categoría: | 4 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://peaton.blogalia.com//trackbacks/38061

    Comentarios

    1
    De: El Amo del Calabozo Fecha: 2006-03-08 15:30

    Bueno, pues donde yo trabajo es justo al revés: hay más mujeres que hombres y los puestos de relevancia y responsabilidad están en manos, en su mayor parte, de mujeres.

    Sé que muchos, hombres y mujeres, al leer esto, habrán sonreído porque, en su fuero interno han pensado: "pobre Amo, lo que tiene que aguantar". ;-)



    2
    De: Nfer Fecha: 2006-03-08 20:56

    Caramba, donde yo trabajo hay, como donde Amo, más mujeres que hombres, e igual reparto.
    Por lo cual y siendo mujer, estoy viendo si me dan el retiro anticipado



    3
    De: Nfer Fecha: 2006-03-08 20:59

    retiro anticipado, pero, bueno, no tan de prisa :)
    Por otro lado me he "recibido" de suegra.
    A ver: ¿cuántos chistes (simpáticos, sin sesgo o intencionalidad) sobre suegras conocen?
    y ¿cuántos chistes sobre suegros conocen...?
    no respondan,porfa :(



    4
    De: cyberfrancis Fecha: 2006-04-22 01:01

    Que yo he sido teleoperador, y rodeado de mujeres :)



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 23.22.136.56 (ee076e8388)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    © 2002 - 2003 Don_Cicuta
    Powered by Blogalia