El Peatón del Aire

Categorías:

Archivos:

<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        

Documentos:

  • Pesadillas que nunca tuve

  • Blogalia

    Un peatón caminando sobre el chapapote


    Como era obligado, me he dado una vuelta virtual por la mancha; no la de Don Quijote, sino la de "Donde Jode". Porque "jodido" - perdón por el palabro - y quijotesco va a ser quitar toda la pringue. El gobierno creía que eran molinos, pero todos sabemos que son gigantes con los pies de alquitrán. "Las autoridades sanitarias advierten que el que coma marisco lo tiene crudo", leeremos pronto en pescaderías y restaurantes, así que un percebe matara como mil ducados.

    Dejaremos la pesca y retomaremos la caza, que no hace día para faenar. No le hizo falta a la madre naturaleza la puntería de Don Manuel - el "garbanzos", como lo llama mi madre - para abatir un viejo petrolero de casco más simple que la tabla del cero. Cero patatero de quienes trafican con nuestro ambiente, con nuestra salud y con nuestro pan. La cosa está muy cara y cada vez hace falta trapichear más para tomar ostras con cava. "Donde se cultiven tus vicios no armes estropicios" que les diría yo a estos supuestos señores.

    Ahora toca la limpieza técnica, que no étnica - espero que este pueblo viajero no tenga que emprender otro éxodo -, y eliminar toda mácula que entorpezca esta labor. Aquí sobra mucho político, demasiado diría yo, que no por portar lustrosas gaviotas por bandera hayan estado arrimando el hombro maqueándolas. Más bien son expertos en darle una manilla de pintura a cada mancha que ven aunque ahora más que las plumas, se les vea el plumero.

    Pero no hay "titanlux" ni titán que consiga dar lustre a tan oscuro panorama, y la única brocha que aparece no tiene forma de bigote de presidente del gobierno, sino de cadena humana de voluntarios: Gente que considera que el movimiento se demuestra andando, y prefieren quitar la porquería a lanzarla a los culpables de tamaña afrenta contra la tierra en general y el marisco en particular. Una revolución silenciosa contra lo que clama al cielo.

    Es el poder del pueblo y, aunque haya gallegos que no se sienten españoles, no cabe duda que en toda la piel de toro nos hemos sentido galaicos. Hoy ha sido allí, mañana puede ser aquí, al lado del peñón de Gibraltar, nueva isla tortuga donde piratas sin escrúpulos roban de muy tecnológicas formas a la gente de a pie. Hacia aquí se dirigía esa caja de bombones de cieno que prefirió morir en aguas más bravas.

    Y desde su tumba, su macabra carcajada sigue liberando serpentinas de fuel. Me lo ha dicho un chivato submarino, mientras un señor barbudo aseguraba que se reprimiría sólido y manso. También afirmó que las manchas no existen, que sólo los necios pueden verla, pero el cuento ya lo había inventado Andersen y no ha colado. Aunque tiene razón, pues ya no es una mancha, es una autopista de destrucción que sella el Cantábrico, y la hilera de voluntarios es un paso para que peatones como yo podamos cruzar con el verde del semáforo de la esperanza.

    2002-12-11 17:17 | Categoría: | 0 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://peaton.blogalia.com//trackbacks/4142

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.92.141.211 (ea093ef4ea)
    Comentario

    © 2002 - 2003 Don_Cicuta
    Powered by Blogalia