El Peatón del Aire

Categorías:

Archivos:

<Junio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             

Documentos:

  • Pesadillas que nunca tuve

  • Blogalia

    Tan sólo una ilusión

    ¿Sólo una ilusión? Se pregunta el genial Nobel de Química Ilya Prigogine al hablar del significado del tiempo en la ciencia actual. Siempre me ha fascinado ese libro, aunque he de reconocer que muchos de sus detalles han escapado a mis entendederas: Hablar del caos, de la termodinámica, de la desnudez de conceptos sagrados hasta hace muy poco, de la complejidad de lo simple y la atomicidad de lo enmarañado.

    Prigogine me fascina por su insumisión y descaro, un peatón del conocimiento que no le importa pasear por los vecindarios de la filosofía, de la biología o la antropología, por mucho que le saquen los perros. La ciencia no tiene dueño, sólo espera a que alguien la escuche y la comprenda; aunque para ello tenga que enfrentarse a lo establecido, volver a plantearse la pregunta para saber cómo se llegó a la respuesta.

    Recuerdo que lo leía en segundo ciclo de la facultad, cuando mis compañeros se empapaban de manuales de informática que ya han quedado obsoletos, y los profesores me marginaban por venir de la diplomatura en un momento en que había una élite. De nada servía que yo ya hubiera publicado en el extranjero, de nada que me opusiera al criterio de ciertos energúmenos con plaza fija y carné de partido.

    No recuerdo demasiado del libro, pero me ayudó a ser un inconformista, a mirar donde otros no lo hacen aunque allí no se vea nada, a no dar título de tautología a un silogismo. La ciencia se deja querer por quien la hace, quien la escucha, quien la comprende, y se siente prisionera con quien la intenta acaparar con un letrero serigrafiado con la firma del rey.

    Por ello, cuando se me desplaza sin razones, apelo a mi espíritu crítico. No me pueden convencer que son gigantes cuando sólo veo molinos y a la vez hacerme comulgar con sus ruedas. Admito mi condición de soñador, no hacerlo me convertiría en un fanático. Pero puestos a pedir, que mi error sea maravilloso. ¿Tan sólo una ilusión? Es posible, ¡pero qué ilusión!

    2003-01-17 15:53 | Categoría: | 0 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://peaton.blogalia.com//trackbacks/4845

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.92.178.105 (80ac1f1e9a)
    Comentario

    © 2002 - 2003 Don_Cicuta
    Powered by Blogalia