El Peatón del Aire

Categorías:

Archivos:

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Documentos:

  • Pesadillas que nunca tuve

  • Blogalia

    Otorgando la razón a Dyango

    Tenemos el erróneo concepto de una relación como algo inmutable, patológicamente estable y aberrantemente panteístico; cuando en realidad es termodinámicamente inestable, una máquina que nos devora y regala, y a la que hay que estar continuamente alimentando. Un constante nacer y morir, olvidar para aprender todo lo que la persona que tienes a tu lado es.

    Nacer de sentimientos que ni nuevos ni viejos, sino todo lo contrario son; morir de aquello que nos estorba en el camino, olvidar para volver a recorrer ese camino de dulce aprendizaje una y otra vez. “Pensaba que te quería infinito, pero hoy he aprendido a hacerlo un poco más”, digo mientras rezo por no perder nunca la capacidad de asombro ni esos hipnotizantes ojos.

    Quizás en demasía luchamos por atraer, obtener, ganar un trofeo que no es tal; nacemos con un instinto que ciega nuestros sentidos y nos mueve a realizar tareas que ninguna máquina haría por muy loca que estuviera. ¿Y entonces qué? Perpetuar la llama, vivir de las ascuas o simplemente apagarlas con un buen jarro de agua fría. Tanto en el amor como en la guerra, se sabe cuando empieza, pero nunca cuando termina.

    Una buena historia puede arruinarse con un mal final. A modo de contrarrecíproco, un buen epílogo enaltece las frustraciones. Acabar con dignidad, finalizar con un buen sabor de boca; como debía yo terminar este artículo, citando a una mente lúcida. Mas le otorgo la razón a Dyango, a modo de irreverencia: “Es mejor querer y después perder, que nunca haber querido”.

    2003-01-28 00:33 | Categoría: | 2 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://peaton.blogalia.com//trackbacks/5056

    Comentarios

    1
    De: peka Fecha: 2003-01-30 23:22

    Jamás verdades tan ciertas dolieron tanto como para alterar la inmutable impasibidad del que se sentía a salvo de tales infortunios y pesares....

    Pese a todo heme aquí envuelto en un halo de oscuro patetismo y conmiseración... Con tan sólo una pregunta en la mente... ¿Y si todo lo que en el amor y en la guerra no funcionan, qué nos queda?... La condena del ostracismo o seguir la máxima morir pero morir luchando...

    Tanto en la amistad como en el amor la vida te enseña que todos cometemos errores y hay que aprender de ellos para poder seguir viviendo... O eso espero. Un abrazo amigo... ah sin mariconeos jijiji



    2
    De: El peatón Fecha: 2003-01-31 17:55

    Para cometer errores hay que tener al menos una oportunidad de elección que no todos tienen la suerte de tener.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.163.209.109 (47c5376bc3)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    © 2002 - 2003 Don_Cicuta
    Powered by Blogalia